Blockchain : Funcionamiento y utilización

  • 3716
  • 0

¿Qué es una blockchain?



La Blockchain, o cadena de bloques, es una base de datos que permite registrar y almacenar información relacionada con transacciones. Esta base de datos integra el conjunto de las transacciones realizadas desde la creación de la blockchain. La información se almacena en forma de bloque que engloba varias transacciones realizadas durante un periodo dado. El conjunto de estos bloques forma la blockchain.

blockchain transaccionFuente : Blockchain Espana
La gran diferencia con las tecnologías actuales es que la verificación de las transacciones se hace de manera descentralizada. Cada una de las partes confirma la transacción y, una vez realizada esta operación, se verifica la transacción y se encripta para ser integrada en la blockchain. Este encriptado lo realiza un nodo, que puede ser una persona (que en la jerga se conoce como minero) o un tercero de confianza (una institución), dependiendo del tipo de blockchain. De hecho, una blockchain puede ser pública o privada. Este es un gráfico que resume el funcionamiento de una Blockchain:
funcionamiento Blockchain
Fuente : Blockchain Espana

Ventajas de la tecnología blockchain



- Seguridad: una vez que la transacción queda registrada en la blockchain, no puede ser modificada. Las tecnologías actuales no garantizan está inviolabilidad de los datos.

- Accesibilidad: las operaciones registradas en la blockchain son visibles para todo el mundo, si esta es pública. Todos los participantes tienen acceso a la base de datos que confirma las transacciones. La transparencia es total.

- Costes reducidos: la blockchain permite suprimir un gran número de intermediarios. El único intermediario entre dos agentes que realizan una transacción es el encriptador (una persona o una entidad). El que haya menos intermediarios se traduce en un coste de funcionamiento reducido, en comparación con otras tecnologías.

Los diferentes modelos de blockchain



Blockchain pública



La base de datos de las transacciones es pública; está abierta a todo el mundo. La transparencia es total. Cada persona puede realizar libremente una transacción en cualquier momento. Son personas físicas, los mineros, quienes realizan la comprobación y la integración de las transacciones en la blockchain. Estos mineros son geeks equipados con un potente material informático que les permite encriptar los datos.
Existen millares de mineros en el mundo y son remunerados por cada operación de encriptado de un bloque. Solo se remunera a los más rápidos. En una blockchain pública no intervienen intermediarios de confianza en el proceso y la descentralización es total. La base de datos es compartida por los distintos usuarios, sin intermediarios, lo que posibilita que cada uno compruebe la validez de la cadena. Es el modelo más conocido, utilizado principalmente por Bitcoin.

Blockchain consorcio



A diferencia de la blockchain pública, la verificación y el encriptado de los datos no los realiza una persona física, sino varios terceros de confianza. Estos terceros de confianza pueden ser, por ejemplo, una institución financiera. Por consiguiente, este modelo solo es parcialmente descentralizado. El acceso a la base de datos está abierto a todos si los terceros de confianza así lo de deciden, en caso contrario, el acceso se limita a los participantes de la blockchain. Una blockchain consorcio podría hacerse, por ejemplo, entre bancos, con el fin de disponer de una base de datos común que englobe el conjunto de las operaciones bancarias.

Blockchain privada



Este es un modelo centralizado. El registro y el encriptado de los datos los realiza una sola entidad, que debe considerarse como tercero de confianza. El acceso a la blockchain puede ser abierto para todos o quedar restringido a los participantes (la segunda es la solución que se elige con más frecuencia). Este modelo interesa en particular a las empresas privadas.

Blockchain : una tecnología open source



La blockchain es un modelo open source, es decir, su código se puede utilizar de forma gratuita y es accesible a todo el mundo. La tecnología de la blockchain no pertenece a nadie. Cualquier persona o entidad puede utilizar la blockchain como desee. Con un modelo público, como el Bitcoin, la transparencia es total. De hecho, como consecuencia de ello, se han creado otras criptomonedas competidoras del Bitcoin utilizando el mismo código.

Las blockchains públicas basadas en la comunidad no se adaptan a las necesidades de las empresas, por lo que estas se decantan mayoritariamente por las blockchains privadas. En el caso del Bitcoin, una transacción no tiene valor legal, se trata de un simple contrato de común acuerdo.

Las blockchains privadas permiten definir un marco legal, dado que la operación se realiza a través de un tercero de confianza. Además, los desarrollos realizados internamente para adaptar la blockchain a una actividad no pertenecen al dominio público. Solo el desarrollador tiene acceso a estos desarrollos, no siendo así para el conjunto de los participantes de la blockchain. Por estos motivos, las blockchains privadas son las más elegidas por las empresas.

Las blockchains en consorcio se basan en el mismo principio, aunque su utilización plantea problemas. De hecho, aunque las ventajas son múltiples, el conjunto de terceros de confianza (los nodos) tienen acceso a los datos de la blockchain. No obstante, hay datos que no deben compartirse entre terceros. A día de hoy, no existe un marco jurídico que subsane este problema.

La Blockchain : un concepto revolucionario



De momento, la tecnología blockchain se utiliza muy poco, aunque esto podría cambiar rápidamente en los próximos años. Muchos de los modelos económicos actuales se verán cuestionados. Con respecto a estos últimos, la blockchain ofrece una seguridad probada, mayor transparencia y una gestión simplificada y menos costosa de las operaciones (reducción del número de intermediarios).

Son innumerables los gobiernos, las instituciones y las empresas que estudian actualmente la forma de adaptar el principio de la blockchain a su ámbito de competencia. Gracias a su funcionamiento en red, la blockchain podría hacer posible la supresión de todas las autoridades reguladoras. Se pueden distinguir tres grandes ámbitos de aplicación:

- la transferencia de activos: la transferencia de propiedad de un activo (financiero, inmobiliario, etc.) podría hacerse a través de una blockchain. Imagínese, por ejemplo, un mundo sin notarios. El registro de las transacciones se haría directamente a través de un catastro abierto a todos;

- la trazabilidad: conocer el origen de un producto o de un activo podría hacerse a través de una blockchain. Imagínese un mundo en el que conocemos el origen de cada componente de un producto, el historial completo de un activo, etc.;

- aplicación inteligente: celebrar contratos de común acuerdo y garantizar el cumplimiento de sus términos y condiciones podría hacerse a través de una blockchain. Imagínese un mundo sin agentes judiciales, sin aseguradoras, sin banqueros sin AirBnb, sin Uber,sinEbay...

Una amenaza para el empleo



La tecnología blockchain es revolucionaria y puede aplicarse a casi todos los campos de actividad. El problema procede del hecho de que esta tecnología pone en peligro gran cantidad de empleos, al hacer innecesarios muchos oficios.

Nada más que en el sector bancario, Citigroup calcula que dos millones de puestos de trabajo podrían desaparecer en los bancos europeos y americanos en los próximos diez años, como consecuencia de la utilización de la blockchain y de las nuevas tecnologías financieras.

Es difícil imaginar que las empresas se priven de la blockchain en vista del ahorro que esta tecnología podría suponer. En los próximos años, la economía mundial podría conocer un profundo cambio. El único obstáculo sigue siendo establecer un marco jurídico para cada sector de actividad. El desarrollo de la tecnología no es la etapa más larga.

En cambio, a nivel de las administraciones, la adopción de la tecnología blockchain podría llevar mucho más tiempo. Aunque se pudiera eliminar la mayoría de los servicios administrativos, los gobiernos no querrían ser responsables de un incremento brutal del desempleo debido a una decisión política. La transición, por tanto, será mucho más larga que en el sector privado aunque, en vista de los ahorros de funcionamiento que esto generaría, nadie duda que un día llegará.
¡La revolución está en marcha!



Artículos complementarios

Acerca del usuario

  • 1
  • 3
  • 5
  • 1

Añadir un comentario

no pic

Comentarios

0 Comentarios