Patrón gráfico: cuña descendente

  • 14645
  • 0

¿Qué es una cuña descendente?



La cuña descendente es un patrón gráfico de cambio. Está formada por dos líneas rectas bajistas convergentes. En inglés, la cuña descendente se llama falling wedge.

La cuña descendente se confirma/valida si hay oscilación entre las dos rectas descendentes. La línea superior es la línea de resistencia y la inferior, la línea de soporte.
Cada una de estas rectas debe ser tocada como mínimo dos veces para validar el patrón.
NB: una línea se dice «válida» si el precio la toca como mínimo tres veces en el soporte o en la resistencia.
Esto implica que la figura en cuña descendente se considera válida si el precio toca como mínimo tres veces la línea de soporte y dos veces la línea de resistencia (o como mínimo dos veces la línea de soporte y tres veces la línea de resistencia).

Una cuña descendente señala un agotamiento de la corriente vendedora. La convergencia de las dos rectas en la misma dirección (disminución de la amplitud de los precios) nos informa de que los precios siguen bajando con unos movimientos de amplitud cada vez menos bajos. Los compradores tienen cada vez mayor dificultad para hacer que los precios caigan por debajo de la resistencia. El más alto alcanzado en la primera corrección en la resistencia de la cuña descendente formará la resistencia. Luego, se producirá una segunda onda bajista, aunque de menor amplitud, señal de la debilidad de los vendedores. A continuación se forma una tercera onda, pero los precios caerán cada vez menos hasta el punto de contacto con la resistencia. Los volúmenes se encuentran entonces en su punto más bajo y disminuyen en función de a las ondas. El movimiento prácticamente casi no tiene fuerza vendedora, lo que determina un cambio alcista

La ruptura de la recta de resistencia valida definitivamente el patrón. Esta ruptura, por lo general, va acompañada de grandes volúmenes. El objetivo de precio se determina por el punto más alto que ha dado lugar a la formación de la cuña.
NB: a menudo se observa que cuanto mayor es el grado de inclinación de las líneas de tendencia (trendlines) de las cuñas descendentes, con mayor rapidez se alcanza el objetivo de precio.

Representación gráfica de una cuña descendente



cuña descendente

Estadísticas sobre la cuña descendente



- En el 82% de los casos, la ruptura es alcista.
- En el 55% de los casos, la cuña descendente es un patrón de cambio.
- En el 63 % de los casos, se alcanza el objetivo de la figura cuando se rompe la línea de resistencia.
- En el 53% de los casos, el precio realiza un pullback en la resistencia por encima de la línea de resistencia dela cuña descendente.
- En el 27 % de los casos, aparecen falsas rupturas (salidas falsas).

Notas sobre la cuña descendente



- Los puntos de contacto en las rectas descendentes deben ser importantes, de no ser así, puede tratarse de un banderín.
- Cuanto mayor sea el grado de inclinación de las líneas de tendencia de la cuña descendente (muy descendentes), más violento será el movimiento de subida en la breakout (salida del patrón gráfico).
- Las falsas rupturas (o salidas falsas) proporcionan una indicación en cuanto a la dirección de salida. Únicamente en el 3 % de los casos, si se produce una falsa ruptura alcista, la salida se producirá por debajo. Desde el punto de vista estadístico, explotar una falsa ruptura alcista conlleva poco riesgo.
- La corrección es generalmente dos veces más rápida que el tiempo de formación de la cuña descendente.
- Los pullbacks son nefastos para el rendimiento del patrón.
- El punto de ruptura (breakout o salida) se produce generalmente en el 60 % de la longitud de la cuña descendente.
- Las cuñas descendentes muy anchas dan mejores resultados que las cuñas descendentes estrechas.


A título de información: La cuña descendente es un patrón gráfico de cambio. Su opuesto es la cuña ascendente.

Acerca del usuario

  • 7
  • 65
  • 46
  • 2

Añadir un comentario

no pic

Comentarios

0 Comentarios