Causas y consecuencias de la inflación

  • 19516
  • 0

Definición de inflación



La inflación es la subida general de los precios de los bienes y servicios. Aunque la mayoría de los consumidores la ven como la encarnación del mal, la inflación a veces es beneficiosa. Pero antes de centrarnos en las causas de la inflación, estudiemos primero sus causas.

Causas de la inflación



- La inflación monetaria: la inflación se debe al aumento de la oferta monetaria (billetes, monedas, depósitos a la vista, bonos del tesoro...) por el banco central que emite billetes de banco. Las razones de esta creación se explican en la ficha dedicada a la creación monetaria. El banco central (ECB, FED...) no es el único responsable de la inflación monetaria, los bancos comerciales también tienen un papel muy importante a causa de los créditos que conceden a los distintos agentes económicos (particulares y empresas).

Se considera que este tipo de inflación está vinculado a la mala gestión del Estado que suele recurrir a la técnica de la «impresión de billetes» con el fin de reducir el importe de la deuda pública a reembolsar.

- La inflación por los costes o la inflación importada: la inflación se debe al aumento del precio de las materias primas importadas que se repercuten en el precio de venta del producto final. Tomemos el ejemplo de un neumático que está fabricado a base de petróleo. Si el precio del petróleo aumenta, entonces la empresa que fabrica los neumáticos se encontrará con unos costes de fabricación más elevados y deberá, por tanto, repercutir esta subida en el precio de venta de sus neumáticos. La empresa puede, evidentemente, absorber una parte de la subida de los precios de las materias primas, pero si la subida es demasiado importante le será muy difícil mantener sus precios de venta.

- La inflación por la demanda: la inflación se debe a un desequilibrio entre la oferta y la demanda de un determinado producto. De hecho, si la demanda es superior a la oferta los precios aumentarán mecánicamente hasta encontrar un punto de equilibrio. Si la oferta es incapaz de responder a la demanda, entonces la escasez del producto hará que los precios sigan aumentando lo que, por consiguiente, creará inflación.

- La inflación por la indización: la inflación se debe a la indización del precio de determinados productos con los precios de los productos intermedios necesarios para su fabricación. Volvamos a tomar el ejemplo de los neumáticos para mejor comprensión. Si el precio de venta de los neumáticos aumenta, elprecio de venta de un coche nuevo será susceptible de aumentar también, dado que los neumáticos son parte integrante del coste del coche.

- La inflación por falta de confianza en la moneda: la moneda que utilizamos todos los días no tiene más valor que la confianza que le otorgamos. En los mercados financieros, la falta de confianza en una moneda se traduce por la caída de su tipo de cambio. Si, por ejemplo, los inversores desconfían del euro por X motivos, el euro se depreciará frente a las demás monedas. Esta devaluación favorecerá la inflación. De hecho, habrá que pagar precios más elevados en euros para importar productos de los Estados Unidos.

- La inflación por la política monetaria : la bajada de los tipos directores por el banco central aumenta mecánicamente la inflación. En realidad, por una parte, la moneda se depreciará como consecuencia del carrytrade (divisa menos remuneradora) y, por otra, los bancos comerciales recurrirán a préstamos masivos del banco central (al ser el coste del dinero menos elevado). Además, los mismos bancos comerciales prestarán más a los actores económicos, lo que creará todavía más inflación.

Las causas inflacionistas son, por tanto, múltiples y es difícil reducir la inflación a un único factor.

Consecuencias de la inflación



- Aumento de los salarios: en la mayoría de los países desarrollados, los salarios están indizados con el nivel de los precios. Así, si la inflación es del 3 %, los salarios aumentarán también, en teoría, el 3 %. Por tanto, no hay pérdida de poder adquisitivo. No obstante, se puede hacer una observación crítica a este respecto. En realidad, el cálculo del índice de los precios (con el que se indizan los salarios) está, con frecuencia, falseado. En el cálculo de este índice, los bienes de consumo, los llamados necesarios, tienen mucha más importancia que los demás gastos que podemos efectuar. Los alquileres representan, por ejemplo, una parte mínima de este índice cuando es uno de los principales presupuestos de los hogares. A la inversa, la evolución del precio de los productos alimentarios desempeña un papel esencial. Hay, por tanto, una diferencia entre la inflación real y la inflación percibida.

Si los salarios aumentan más rápidamente que los precios, las economías domésticas se enriquecen. A la inversa, si los salarios no aumentan con la misma rapidez, hay una pérdida de poder adquisitivo.

- Alivio de la deuda para los deudores: un euro de hoy no vale un euro de mañana. En caso de inflación, un euro de mañana valdrá menos que un euro de hoy. De este modo, si tiene un préstamo bancario a un tipo fijo, el importe a reembolsar cada mes será idéntico pero representará una parte menor de su presupuesto. Esta es una de las razones que lleva a los Estados Unidos a recurrir con frecuencia a una creación importante de moneda. La inflación debida a esta creación reduce el peso de la deuda pública que debe pagar el Estado a sus acreedores.

A la inversa, se pierde una parte del valor de la deuda para los acreedores, a los que se reembolsará el importe de sus créditos con una moneda que tendrá menos valor que en el momento en que se realizó la operación de préstamo.

Del mismo modo, las economías domésticas que hayan suscrito un préstamo a tipos variables sufrirán los efectos de una subida del tipo por el banco central si este decide aumentar sus tipos directores. El prestatario a tipo variable tendrá entonces que devolver un porcentaje de interés más elevado que en el momento en que se le concedió el préstamo.

- Favorece las exportaciones: la inflación favorece la exportación de nuestros productos. De hecho, la inflación hace que el valor de nuestra moneda se deprecie frente a las demás monedas y, por tanto, que a los importadores extranjeros les cueste más barato comprar nuestros productos. La inflación dinamiza, así, la actividad económica de nuestro país y crea, a la larga, nuevos empleos para responder a la demanda adicional.

A la inversa, la inflación es nefasta para los importadores que pagarán precios más elevados para importar los productos extranjeros debido a la depreciación de la moneda frente a las divisas extranjeras. Si un país tiene una fuerte dependencia energética del exterior, la inflación tendrá el efecto de aumentar su factura energética.

- Signo de buena salud económica de un país: la inflación no es mala en sí misma, ya que es signo de crecimiento económico. No obstante, esta inflación debe ser moderada y no sobrepasar la tasa de crecimiento del PIB. La tasa de crecimiento real de un país se calcula de la manera siguiente: tasa de crecimiento del PIB – tasa de crecimiento de la inflación.

Si la tasa de inflación es superior a la tasa de crecimiento del PIB, entonces la economía real está en recesión.

- Favorece a los titulares de activos: la inflación incrementa el valor de sus bienes inmuebles. De hecho, si hay una subida de los precios, esta se generaliza al conjunto de los bienes y servicios y el valor de sus bienes inmuebles será, por consiguiente, más elevado. Para los demás tipos de activos, el principio es el mismo.

Por el contrario, los inversores pagarán precios más elevados para adquirir un bien o un activo.

Acerca del usuario

  • 1
  • 3
  • 5
  • 1

Añadir un comentario

no pic

Comentarios

0 Comentarios